“El Argentina Open goza de buena salud”

Miguel Nido, dueño del torneo, realizó una evaluación positiva de la edición 2017 y apuesta a seguir creciendo el año próximo.

Por Marcelo Androetto

Buenos Aires, 19 de febrero, 2017.- Miguel Nido, dueño del Argentina Open, aseguró que la edición 2017 aprobó con holgura el examen y proyecta ya el torneo ATP 250 sobre el polvo de ladrillo porteño.

“Cuando llegamos aquí en 2004 con la Copa Ericsson y dijimos que veníamos con un proyecto a largo plazo nos miraron incrédulos, pero aquí seguimos y aquí seguiremos. El Argentina Open goza de buena salud; el tenis está vivo en Argentina”, afirmó el puertorriqueño en una entrevista con www.argentinaopenatp.com.

El saldo que dejó el actual torneo, el impacto provocado por Kei Nishikori en Buenos Aires, los jugadores que le gustaría seducir para la edición 2018, los eventuales cambios de calendario y superficie, y las posibilidades de asociarse –pero no de vender el torneo-, son algunos de los tópicos abordados en la charla.

Balance 2017. “Dentro de todo, superó las expectativas, que tenían que ser menores y no las podíamos comparar con los torneos del 2015-16, cuando Rafa estuvo acá, que es uno de los deportistas más conocidos en el mundo. Hemos contado con el apoyo de la empresa privada, y la venta de palcos preferenciales y de entradas superó nuestras expectativas pese a que tuvimos tres días con lluvia. Y en la parte organizativa, el torneo ha funcionado de manera excelente”.

El efecto Kei. “Nishikori está cinco del mundo y cada vez que tuvimos la oportunidad de traer a un jugador que está entre los diez primeros del mundo y en particular a alguien que no ha venido o ha estado pocas veces, el público ha respondido. Y en este caso ha apreciado que Nishikori estuviera acá”.

El mercado argentino. “Yo creo que el público argentino aprecia el buen tenis, y que si uno le pone un espectáculo digno donde trae un Nishikori, un Ferrer, un Dolgopolov, un Carreño Busta que viene en ascenso, la gente responde. Nosotros estábamos preparados para esta época, sabíamos que la época de los Coria, Nalbandian, Gaudio, Cañas no iba a existir para siempre y que eventualmente iba a ser muy difícil duplicarla. Pero cuando uno mira el evento desde la parte organizativa, no solo tenística, este torneo después de 17 años está muy establecido en este mercado”.

Proyecto 2018. “La idea es seguir trayendo uno o dos nombres distintos al evento, que no hayan estado acá y que sea un atractivo para el público comprar las entradas. Igual tenemos que seguir mejorando ciertas cosas, así como hicimos este año con las dos pantallas electrónicas, hacer algo con las áreas públicas para que la gente se siente a ver al partido si hace demasiado calor en la cancha. Que venir al Argentina Open no sea solo ver tenis, sino también pasarse un tiempo en el área público, disfrutando con la familia o amigos.

Jugadores a tentar. “En 2018 una de las primeras conversaciones será para volver a traer a Rafa, me encantaría que pueda suceder, hay que ver cómo le va, cómo está su cuerpo, porque una de las razones primordiales de sus giras sudamericanas anteriores fue el tema de sus rodillas. Con Del Potro nunca vamos a desistir de invitarlo y de tener una conversación para que juegue acá. Y luego, hablar con un par de jugadores jóvenes que aún no estuvieron en Buenos Aires, que de momento me gustaría esperar para ver cómo les va durante el año, al igual que a algún veterano como Monfils. Y ver también qué pasa con Thiem, qué tipo de año tiene, creo que hay posibilidades de volverlo a traer o a Zverev”.

Calendario y superficie. “En 2018, si la Copa Davis cae como este año, vamos a estar exactamente en la misma semana, eso está confirmado al cien por ciento. En cuanto a un eventual cambio de superficie, si el tema se toca será para el 2019, la ATP empezará a charlar cuestiones de calendario y superficie para ese año, no hay ninguna charla seria por el momento”.

Prioridad, empresa privada. “Una de las prioridades más grandes será traer a la empresa privada (como patrocinador principal), este año estuvimos muy cerca de hacerlo, pero por h o por b no se dio. Calculo que el país va a ir mejorando y que vamos a poder traer una o dos empresas privadas. A mí principalmente me gustaría mantener el nombre de “Argentina Open presentado por…”, porque el nombre ha pegado, cuando dices en cualquier parte del mundo Argentina Open sabes que es en Argentina y cuando lo miras en televisión ves en la cancha que es aquí, en Buenos Aires”.

Sociedad quizá, venta no. “No me voy, en todas las conversaciones que he tenido, que ninguna se ha concretado, nunca se habló de vender el evento, sino de hacer una sociedad, que yo quedara con el 49, el 50 o el 51 por ciento del evento. Mi idea es esa, siempre estoy dispuesto a escuchar, pero no a irme. Toda charla ha sido que el torneo siga operando con el mismo equipo y que yo esté envuelto en el evento”.