Cambiar de raqueta | Argentina Open ATP

Cambiar de raqueta

El finlandés Jarkko Nieminen prueba jugar al bádminton.

Buenos Aires, 22 de febrero, 2015.- Mientras los porteños disfrutaban de un soleado domingo al aire libre en los tradicionales Lagos de Palermo, ubicados a metros del Buenos Aires Lawn Tennis Club, donde se lleva a cabo el Argentina Open, el finlandés Jarkko Nieminen (77°ATP) vivió una particular experiencia. Luego de haber entrenado con el italiano Paolo Lorenzi, haberse duchado y luego almorzado, el tenista nórdico cambia de raqueta. En este caso, utiliza una más chica, una de bádminton. Por unos minutos, Nieminen se pone en el lugar de su esposa, deporte en el que ella fue profesional e incluso llegó a disputar cuatro Juegos Olímpicos.

En el trayecto desde los vestuarios hasta el área arbolada donde será la producción, Nieminen cuenta algunas intimidades sobre el deporte de su esposa, Anu. Admite haberlo jugado en algunas oportunidades y también narra algo sobre la actualidad de la pareja. Para empezar tienen dos casas: la primera en Helsinki, capital finlandesa, y otra en Copenhague, Dinamarca. Allí, la “señora” Nieminen trabaja como coach en una academia de bádminton.

Como todo deportista de elite, por lo menos durante el tiempo que comprenda su actividad profesional, nunca logrará ser el cónyuge tradicional. “Creo que ayudó tener trabajos similares y cosas parecidas que hacer. Ambos entendíamos si el otro tenía que practicar, viajar o competir. Todo eso nunca fue un problema. Teníamos muchos viajes y por eso no nos veíamos demasiado. Es fácil cuando el otro entiende lo que estás haciendo”, manifiesta el veterano tenista de 33 años.

En general, los torneos son los mismos y para Nieminen, que hace catorce temporadas está inserto en el Top 100, cambiar lo renueva. “Pienso que cuando has jugado catorce veces un mismo torneo, te entusiasma experimentar algo nuevo”, le decía hace unos días a argentinaopenatp.

El ex 13° del mundo –posición que alcanzó en 2006- sigue caminando con sus oscuros anteojos de sol, de esos que lucen los pilotos de película. Parece disfrutar del aire libre. Salir de la monotonía con la que convive un tenista, lo reconforta. Los hábitos laborales no son los de un oficinista corriente pero no por eso no dejan de ser agotadores. “Es lindo. No es algo habitual practicar otros deportes porque no tengo mucho tiempo. Estoy muy ocupado con el tenis”, le cuenta Nieminen a argentinaopenatp.com luego de haber “peloteado” con Celina Juárez, una de las mejores jugadoras argentinas de bádminton.

“Fue grandioso jugar con ella en este hermoso parque. Fue muy lindo ver los alrededores. Hasta ahora, solo he visto las canchas, el hotel y lo que está cerca de él. Hacer deporte en el parque, no podría haber sido mejor”, relata el europeo que fue cuartofinalista en tres de los cuatro Grand Slam. Roland Garros es su cuenta pendiente.

“Creo que no le habría ganado un punto si hubiésemos jugado en la cancha real. Son deportes similares pero también son muy diferentes. Cuando alguien lo practica en serio es muy difícil”, señala el finés. En caso que tuviese que enfrentar a su esposa, Nieminen no es para nada optimista. “No ganaría ni un punto. 21 a 0”, dice con humor el dos veces campeón ATP que compartió tres juegos Olímpicos junto a Anu, con quien se casó en 2005. Incluso, en los Juegos de Atenas, cuando aún eran novios, compartieron habitación. Mientras que en Londres, a causa de la gran distancia que existía entre la villa olímpica y Wimbledon, estuvieron separados.

Entusiasmado por la actividad realizada en los días previos a su debut en el Argentina Open, donde en primera ronda enfrentará al argentino Renzo Olivo, el experimentado tenista admite que volverá a practicar bádminton. “Jugaré bádminton pero no como profesional. Seré un turista del este deporte. Seguramente juegue con algunos de mis amigos”, dice el zurdo, una de las raquetas más destacadas del ATP de Buenos Aires.

LA PRIMERA VEZ EN SUDAMÉRICA

“No podía seguir posponiéndolo. Siempre era el siguiente año, el siguiente y el siguiente. Han pasado 15 años y nunca había venido, así que esta vez tenía que estar”, comenta Jarkko sobre su primera visita a Sudamérica, un territorio que no estaba sellado en su abultado pasaporte.

“Disfruto de cada día. La semana pasada estuve en Río de Janeiro. Estoy muy entusiasmado. Siempre había querido venir aquí. Como europeo, podría haber sido muy fácil quedarme allá y jugar esos torneos”, cuenta Nieminen, quien jugó la gira en Oceanía, de ahí viajó a Europa donde disputó el ATP de Montpellier y ahora está en Sudamérica. Antes de participar en los Masters 1000 de Estados Unidos volverá al “Viejo Continente”, más precisamente a Montecarlo,donde será parte del equipo finés de Copa Davis.

Por Julián Polo