"Charly", el único sobreviviente

Un gran Berlocq despide a tricampeón Ferrer.

Por Marcelo Androetto

Buenos Aires, 16 de febrero, 2017.- El apodo de “Gladiador” lo tiene bien ganado. En un duelo entre verdaderos “titanes en el court”, Carlos Berlocq despachó en sets corridos al gran David Ferrer y se transformó en el único argentino con sobrevida en cuartos de final del Argentina Open presentado por Buenos Aires Ciudad.

En el estadio Guillermo Vilas, y bajo la mirada de sus amigos y ex compañeros David Nalbandian y Agustín Calleri, “Charly” –héroe de tantas batallas en Copa Davis- se impuso 6-4 y 6-2 en 1:26 horas de juego. Y este viernes dirimirá un cupo en semis ante el brasileño Thiago Monteiro, que eliminó a otro "peso pesado", el español Tommy Robredo, quien fue campeón en 2009 y está volviendo de una larga inactividad en el circuito-, por 6-3 y 6-4. 

“Ferru”, tricampeón en Buenos Aires entre 2012-14, arribó a la capital argentina como tercer preclasificado y con el objetivo entre ceja y ceja de hacer un buen torneo que le permitiera escalar desde el puesto 27 del ranking, el más bajo en su carrera en casi 12 años.

El español se quedó con las ganas, en parte porque a sus 34 años todo le cuesta más, y en parte porque tropezó ante un gran Berlocq, cuyo nivel tenístico sube sustancialmente ante la mirada de su propio público, en particular cuando va de punto y su rival figura como banca. En este caso, más por historia que por actualidad, ya que “Charly” venía de colaborar activamente en los dos puntos obtenidos por Argentina en la derrota ante Italia por Copa Davis. Y está aprovechando al máximo el wild card que recibió a último momento por parte del torneo.

El número 77 del escalafón arrancó el partido on fire: quebró en el primer game, algo que repetiría en el segundo set. Se adueñó de la primera manga jugando con una notable intensidad. Ferrer era una sombra de su mejor versión. Más lento e impreciso, pagó un alto precio por sus errores no forzados. Y Berlocq aprovechó, poniendo lo suyo: le pegó muy fuerte a la bola desde la base, y subió con criterio y acierto a la red.

Se esperaba algún atisbo de recuperación del ex número tres del mundo en el segundo set, pero el segundo quiebre del argentino, para 4-1, lo dejó con menos respuestas aún –físicas y tenísticas-, mucho más lejos de una improbable proeza.

“Charly” sacó para partido y el estadio se vino abajo con ese último drop que lo puso en cuartos de final y lo dejó con una ventaja 2-1 en el historial.

También con 34 años, Berlocq se ilusiona con meterse por segunda vez en semis de Buenos Aires, al igual que lo hizo en 2015.

“Soy un privilegiado por poder estar acá, es increíble. Siento que hace varios meses que estoy jugando bien al tenis y sabía que con perseverancia iba a empezar a tener este tipo de partidos”, afirmó Berlocq.

De cara a su partido de cuartos, el “Gladiador” agregó: “Ojalá no me pase de revoluciones, de sobre exigencia. Voy a continuar por este camino, a ver si durante todo este año puedo seguir demostrando este nivel”.

Muy a su pesar, Ferrer mordió el polvo, ese mismo en el que ha demostrado ser uno de los mejores durante tantos años.  

EL ADIÓS DE ANDREOZZI

Más temprano en la jornada, se despidió el otro argentino que seguía en liza en octavos de final, Guido Andreozzi, que cayó ante el austríaco Melzer por 7-6 (4) y 6-3.

El servicio fue el gran protagonista del primer set: Melzer ganó el 77% de los puntos jugados con su saque y Andreozzi el 82%. Como consecuencia de esto, no hubo chances de break en todo el parcial. Todo se definió en el tie break, donde después de estar empatados en 4, el austríaco ganó tres puntos consecutivos y se llevó el parcial en 52 minutos de juego.

La segunda manga tuvo más altibajos desde el comienzo, el oriundo de Viena levantó tres oportunidades de break en el primer game. Más adelante, en el octavo juego, el pupilo de Mariano Hood salvó una chance de quiebre sacando 15-40, pero en la segunda oportunidad cometió un error no forzado con su derecha y cedió su saque. A continuación, Melzer mantuvo su servicio y cerró el encuentro.

Es la primera vez que Melzer vence a Andreozzi, el porteño lo había derrotado en las dos oportunidades que se habían enfrentado —ambas sobre polvo de ladrillo— en el circuito Challenger. Además, es la tercera oportunidad en la que alcanza los cuartos de final en un torneo de categoría ATP. En cuartos de final chocará con Alexandr Dolgopolov.