Diez años después | Argentina Open ATP

Diez años después

Gastón Gaudio recuerda su victoria ante Nadal en Buenos Aires.

Buenos Aires, 25 de febrero, 2015.- “Fue un resultado mentiroso. ¡Nada que ver con lo que fue el partido!”. El que habla es Gastón Gaudio. El Gato rememora la victoria frente a Rafael Nadal en el ATP de Buenos Aires. A pesar de los diez años que pasaron, el resultado aún está en la memoria del público. Mantienen en sus mentes aquel extraño 6-0/0-6/6-1 en los cuartos de final de la edición de 2005 que significó la única y última presencia del mallorquín en el certamen porteño. Obviamente hasta ahora. Mejor dicho hasta hoy.

NADAL BUENOS AIRES GAUDIOA pesar de la distancia en el tiempo, ambos jugadores no escaparon al recuerdo. Tanto Gaudio como Nadal, protagonistas de aquella noche en el Buenos Aires Lawn Tennis Club, mantienen frescas aquellas imágenes. “Fue muy parejo, hubo puntos durísimos y fue una verdadera batalla campal. Ya se notaba que iba a ser el mejor jugador de la historia”, le cuenta Gaudio a argentinaopenatp.com.

“No hubo claves para ganarle. En ese momento venía de obtener Roland Garros. Él era bastante más chico que yo, estaba por tomar el envión que tuvo durante diez años y nunca más terminó”, señala Gastón, retirado del profesionalismo en 2010. “Tal vez jugar en Buenos Aires me ayudó un poco. Pero ya se veía que Nadal iba a ser lo que finalmente fue. Que iba a ser el mejor de la historia sobre polvo de ladrillo. Él era bastante más chiquito, estaba empezando a ganar torneos y creo que después de aquel certamen no paró de ganar nunca más”, dice el campeón de Roland Garros 2004 con la sinceridad que nos tiene acostumbrados.

La precisión y exactitud en el recuerdo de Gaudio es sorprendente. A partir de aquella derrota en el estadio Billoch Caride, Rafael Nadal comenzó a tallar su nombre en la historia del tenis. Tomando como punto de referencia aquel 11 de febrero de 2005, el español consiguió 63 de sus 64 títulos como profesional, incluyendo 14 Grand Slam.

Gaudio tenía la sensación de estar ante un fenómeno del polvo de ladrillo. Sin embargo, predecir un dominio tan grande 

parece inverosímil. “No sé si me imaginé que iba a ser tan, tan 'groso' pero sabía que iba a ser un fuera de serie y un genio como lo es. No me imaginaba que iba a hacer algo tan espectacular como ganar nueve Roland Garros. Creo que eso no se lo puede imaginar nadie, pero sí, ya te dabas cuenta que seguro iba a quedar en la historia”, concluye el ex número 5 del mundo.

En la orilla de enfrente, el otro protagonista de esta historia no escatima en detalles. Hace una década, su aspecto era diferente. Pescadores, musculosa, mayor masa muscular y un rostro que recién se despedía del acné juvenil. Nadal tenía 18 años, un título ATP y un potencial indescriptible. “Es evidente que fue un partido un tanto extraño. Recuerdo un ambiente fantástico”, comentó el manacorí de 28 años durante su primer contacto con la prensa en su regreso a Argentina. “Recuerdo que Gastón era el vigente campeón de Roland Garros. Empecé bien, no jugué un mal partido. Desbordarlo era una tarea difícil. Él era un jugador complicado, muy duro y seguro. Al final no tenía la forma dónde dañarle”, relata con extrema puntillosidad, como si aquel instante hubiese ocurrido hace algunas horas atrás. “El recuerdo del ambiente de aquel partido, y de todo lo que pasó en la pista, aunque perdiera, fue positivo. Fue hace mucho tiempo. Es de los jugadores más duros que ha habido sobre pistas de tierra”, elogió al Gato.

Al igual que Gaudio, el español coincide que fue el principio de su fértil cosecha. La semana siguiente, en Costa do Sauipe, Brasil, ganaría el primero de sus once títulos de la temporada 2005, seis de ellos sobre arcilla. “Después, a partir de esa edad conseguí una racha de victorias muy importantes para mi carrera, que fue el comienzo de todo lo que ha sido”. Buenos Aires, un mojón en la trayectoria de Nadal, que tiene a Gaudio como vencedor antes de que Rafa se convirtiera en leyenda.

Por Julián Polo