La edad no importa, el sueño es el mismo | Argentina Open ATP

La edad no importa, el sueño es el mismo

A pesar de la diferencia de edad, Filippo Volandri y Francisco Bahamonde tienen idénticos sueños

Por Julián Polo

Buenos Aires, 22, febrero 2015.- Cuando el italiano Filippo Volandri debutaba en el circuito profesional, en marzo de 1998, Francisco Bahamonde apenas era un bebé que empezaba a hilar sus primeras frases. También, el mendocino recién aprendía a realizar tareas básicas de un ser humano, como beber de un vaso y comer con el tenedor. Volandri, con 33 años, es el jugador más veterano de la clasificación del Argentina Open. Bahamonde, con tan solo 18, es el más joven. Dos extremos y un mismo sueño: ingresar al cuadro principal del ATP de Buenos Aires.

En 2006, Filippo Volandri alcanzaba la final del torneo porteño. En aquella oportunidad terminaría cayendo frente al ex número uno del mundo Carlos Moyá. Después de casi diez años, y con un desmejorado ranking -actualmente es 250° del mundo-, el nacido en Livorno sigue dando pelea. Los anillos no se le caen al jugar la clasificación de un certamen que, hace unos años, estuvo cerca de ganar. “Significa que tengo ganas. Tengo ganas de jugar. Estuve lesionado al final del año pasado y por lo tanto mi ranking es bajo. Ahora tengo que jugar partidos y me gusta hacerlo en polvo de ladrillo”, le dice Volandri a argentinaopenatp.com.

Luego de haber sido 25° del ranking en 2007, la motivación sigue intacta. La voluntad aún perdura y el amor al deporte es la explicación. “Es algo que llevo adentro y no se va. El tenis es mi profesión pero también es algo que quiero hacer. No es trabajo. Lo hago siempre con ganas. Cuando se acaben las ganas dejaré de jugar al tenis. Todavía están y por eso sigo”, relata el tano que en la primera rueda de la qualy venció a Matías Buchhass, que sufrió un desgarro en el quinto game del partido.

En el otro extremo, y con el mismo apetito que el incansable italiano, Francisco Bahamonde, 1111° ATP e invitado de la organización, disfruta de su primera participación en un torneo ATP. Su debut fue contra su compatriota Juan Manuel Matute al que venció en tres sets. “No fue un partido lindo. Me costó mucho. Era el primer match del año, recién salgo de la pretemporada. Estaba duro y no me sentía del todo bien. Más los nervios de vivir algo nuevo: primer ATP y mucha gente mirando. Sin embargo estoy contento de haber sacado adelante el triunfo, pero habrá que jugar mejor”, le comenta Bahamonde, aún transpirado de su intenso match, a argentinaopenatp.com.

La mayor parte de la temporada pasada, el cuyano se dedicó a disputar eventos del circuito junior, integrado por los menores de 18 años. En ese tour llegó a ser 25° de ranking ITF y compitió en los cuatro Grand Slam correspondientes a esa categoría. Ahora, las cosas son diferentes. Los jugadores son más fuertes y la experiencia también pesa dentro de la cancha. Asimilar los cambios no es nada fácil. “La principal diferencia está en lo físico. Acá son mucho más grandotes, tienen más resistencia y los partidos son más duros. Creo que pasa por ahí la cosa, porque el nivel de junior, en Grand Slam, es muy bueno”, manifiesta Bahamonde, quien actualmente entrena con Fabián Blengino, ex coach de Guillermo Coria, entre otros jugadores.

Panchito, luego de estos pocos días donde “juega” a ser un tenista ATP, tendrá que volver a la acción que lo tiene acostumbrado, los torneos que implican el primer escalón del profesionalismo. “Después volveré a la realidad, me pondré a jugar Futures. Esto ya es un sueño, hay que disfrutar estos tres, cuatro días y luego volver a poner los pies sobre la tierra”.

Aquellos que señalan que la clasificación es un torneo dentro de otro están en lo correcto. Las curiosidades abundan, al igual que las ilusiones que sobrevuelan los pasillos del Buenos Aires Lawn Tennis Club. “Es un mundo aparte. La gente  ve el torneo y dice qué lindo todo, pero en la qualy pasan cosas totalmente distintas. Hay mucha diferencia de edad. En mi caso es la primera vez. Para Filippo, que tiene más experiencia, me imagino que tratará de volver a meterse. Pero todos vamos en búsqueda de lo mismo: intentar estar en el cuadro principal”, suelta Bahamonde, el responsable de no despertarse de este sueño.