Los hábitos de un campeón | Argentina Open ATP

Los hábitos de un campeón

Rafael Nadal disfruta de su primer título en Buenos Aires.

Buenos Aires, 1° de marzo, 2015.- Luego del medido festejo que significó volver a gritar campeón tras 266 días, es decir, un poco menos de nueve meses, Rafael Nadal empezó con sus característicos hábitos que tanto añoraba. Saludar a su rival, en este caso a Pico Mónaco, un amigo suyo, agradecer al público, guardar sus raquetas, sacarse la remera, secarse su cuerpo, recibir elogios de las mujeres, ponerse su campera y luego, recién después de toda esa ceremonia, dar su discurso de ganador del Argentina Open presentado por Buenos Aires Ciudad.

Pero primero habló Martín Jaite, el director del torneo, en el comienzo de la premiación realizada en el court central del Buenos Aires Lawn Tennis Club. “Has tenido un compromiso muy importante con el torneo y yo lo valoro mucho. Sabemos que sos un gran campeón, pero además, con tu humildad y sencillez les has enseñado, durante toda la semana, a todos los tenistas jóvenes que han estado en la sala de jugadores que se puede ser un gran tenista y también una gran persona”, elogió a Rafa.

En su tercera premiación en Buenos Aires –una como campeón y dos como finalista-, Pico Mónaco expuso la alegría de volver a ser feliz dentro de una cancha de tenis. Una gran semana, enmarcada por su ausencia en el equipo argentino de Copa Davis que enfrentará a Brasil. “No fue una semana fácil para mí, pero empecé a tener buenas sensaciones. Siento que recuperé mi nivel. Volví a ser feliz dentro una cancha y eso es lo más importante. Espero que estas sensaciones las pueda seguir manteniendo todo el año”, comentó Mónaco luego de recibir la fervorosa ovación del público argentino.

Y entonces sí, fue el momento para que hablara el campeón. “El año pasado fallé en el último momento, me lesioné la espalda. Son situaciones difíciles cuando uno no puede venir a un torneo que ya tiene acordado. Me quedé con la espina clavada y por suerte este año pude estar aquí”, comentó Nadal en referencia a su ausencia en la edición pasada del Argentina Open. “Evidentemente venimos de una temporada que no ha sido fácil por las lesiones y accidentes. Este comienzo de temporada ha sido un poco complicado, lógico después de un tiempo fuera, pero poquito a poco vamos encontrando las sensaciones. Espero que esta semana me dé confianza para seguir bien”, agradeció Rafa, quien no se olvidó de los cancheros que tuvieron una exhaustiva jornada de trabajo.

Por último, el mallorquín se despidió de los argentinos que se acercaron a alentarlo: “Significa mucho el apoyo de la gente. Sin vosotros ninguna victoria habría sido lo mismo. Lo que me habéis hecho sentir esta semana aquí en Buenos Aires, la verdad que fuera de España no lo había sentido en ningún lugar. Y no puedo prometer nada, pero espero volver pronto”.

Como francotiradores, los fotógrafos preparan su artillería. Sus lentes están en foco, listos para gatillar a mansalva. El momento que ellos esperan está por llegar. Esa instantánea circulará por todas las redes sociales que existen, será portada de diarios, páginas web y demás. Rafa muerde el trofeo del ATP de Buenos Aires por primera vez en su carrera. De esta forma, prolonga su hábito de triunfo que culmina con su singular mordisco.

Por Julián Polo.